Relaciones de pareja sanas

Las relaciones de pareja sanas están construidas de amor, confianza, respeto y comunicación.
  1. ¿Qué son las relaciones de pareja sanas?
  2. ¿Cómo se construyen las relaciones sanas?
  3. La comunicación
  4. El respeto
  5. La confianza
  6. Signos de alarma en las relaciones de pareja

¿Qué son las relaciones de pareja sanas?

Las relaciones de pareja sanas se construyen a través del esfuerzo y el trabajo.
Una relación de pareja sana es el camino a una vida más plena.

Las relaciones sanas, son vínculos que se construyen a partir de la comunicación, el amor y la confianza, y además, respetando los intereses, necesidades y límites de cada persona. Este tipo de relaciones no están fundamentados exclusivamente en la atracción física o en el amor a primera vista, sino que requieren de mucho esfuerzo y trabajo.

En ocasiones las relaciones sanas se confunden con las relaciones ideales y se busca la perfección, sin embargo esto suele alejarse de la realidad y causar mucha frustración. Al idealizar a una persona se pierde la noción de la realidad y en consecuencia desatender conductas o necesidades reales que deberían trabajarse.

Para ello el diálogo, la escucha y la comprensión son herramientas que te ayudarán a mejorar tu relación, sin caer en la idealización que con el tiempo da lugar a relaciones de pareja tóxicas.

¿Cómo se construyen las relaciones sanas?

Además del trabajo y el esfuerzo autoevaluarnos, como personas y como parejas, es fundamental para construir relaciones sanas.
El trabajo y evaluación constante son claves para construir relaciones sanas.

Podrá sonar a cliché, pero el primer paso para construir una relación sana es conocerte a ti mismo. Al momento de reconocer tus intereses, necesidades y límites podrás definir muy claramente lo que estás buscando y expresarlo de la misma manera.

Otro paso importante es reconocer los modelos de los que aprendiste a vincularte (mamá y papá, los abuelos, la tv, etc.) y las conductas que has adoptado para analizar si son los adecuados para aproximarse al tipo de relación que quieres construir.

El éxito de las relaciones sanas no radica en el número de coincidencias que puedan tener. Sino en cómo manejan sus diferencias.
En las parejas sanas existen coincidencias, pero también muchas diferencias.

Al vincularte con otra persona debes tener muy claro que sus intereses y necesidades no pueden ser las mismas que las tuyas, y que si deciden estar juntos deberán trabajar mucho en dichas diferencias y llegar a acuerdos que respeten su individualidad.

Evaluarse constantemente también es un ejercicio que les ayudará a identificar los conflictos y a trabajar en ellos, por eso la honestidad es fundamental, tanto con uno mismo como con el otro. Recuerda que la comunicación el respeto y la confianza son tres claves fundamentales para alcanzarla plenitud en pareja.

La comunicación

La comunicación implica la facilidad de expresar todo tipo de sentimientos o ideas sin sentirse atacado o menos preciado por ello.
La comunicación sincera y respetuosa es fundamental en las relaciones de pareja sanas.

En las relaciones de pareja sanas la comunicación es un canal que va en ambos sentidos. Por un lado debes tener la confianza de hablar de cualquier tema y expresar todo tipo de sentimientos con tu pareja, así como de crear y permitir las condiciones para que la otra persona sienta la misma confianza y pueda expresar claramente lo que siente o piensa.

Además, expresarse abiertamente sobre la relación les permitirá tener claridad sobre aquellas situaciones que pudieran dar pie a un conflicto.

A continuación les compartimos algunas recomendaciones para establecer una buena comunicación:

  • Usa un lenguaje respetuoso, que no denigre ni agreda a tu pareja.
  • Expresa las cosas claramente, solo tú sabes lo que estás sintiendo.
  • Frente a desacuerdos deberán construir acuerdos de manera respetuosa.
  • Evita actitudes que causen culpa, manipulación, intimidación, violencia o amenazas de violencia.

El respeto

Expresar claramente nuestros límites y respetar los de la otra persona, es factor clave en una relación sana.
El respeto es otra clave para la construcción de relaciones sanas.

Recordemos que expresar claramente nuestros límites (ya sean físicos, emocionales o sexuales) y aprender a respetar los de la otra persona, es factor clave en una relación saludable.

Además de los límites también es importante reconocer los tiempos y espacios necesarios para cada quién. Una relación de pareja sana reconoce que ambos tienen la necesidad de convivir con otras personas, y de la misma manera de pasar tiempo a solas.

La confianza

La confianza en las relaciones de pareja es la seguridad y comodidad mutua de que se busca lo mejor para el otro, y se respetan y apoyan sus decisiones individuales.
La confianza va más allá del respeto de la fidelidad.

En una pareja sana, la confianza debe entenderse como la seguridad y comodidad mutua de que no se lastimarán física o emocionalmente, que buscan lo mejor para el otro, y que respetan y apoyan sus decisiones individuales.

Cuando se logra la confianza en una relación, los celos, el resentimiento y la vigilancia son conductas que no deberían existir. Contrario a lo que se piensa, estas podrían ser potenciales señales de alerta de comportamientos abusivos.

Reconocer cada una de las características de uno como persona y de nuestras relaciones nos ayudará a saber qué tipo de relación hemos creado y a reconocer las señales de alerta para evitar caer en relaciones tóxicas.

Signos de alarma en las relaciones de pareja

Existen muchas conductas nocivas, tanto aprendidas como personales, que serán signos de alarma para una relación de pareja tóxica.
En las relaciones de pareja sananas existen conductas que pueden indicarnos signos de alarma.

Una relación sana de pareja debe contribuir a tu realización y felicidad, así como a la de tu pareja. Si la ansiedad, la angustia o la infelicidad son una constante cuando estás cerca de tu pareja, son síntomas de que algo no va bien y deberán trabajar en ello.

Una relación tóxica con frecuencia nos hará sentir emociones negativas. Por eso te compartimos un listado de conductas que son señales de alarma:

  • Ejercicios de control de uno sobre otro o imponer cambios
  • No respetar los límites acordados
  • Evitar pasar mucho tiempo juntos y el uso de pretextos constantes
  • Cuando no hay equidad ni reciprocidad
  • Expresar constantemente cosas hirientes sobre ti o sobre tus cercanos
  • Falta de escucha o de confianza para expresar lo que sientes
  • Que la infelicidad sea una constante al estar cerca de tu pareja
Cuando ya no se encuentran soluciones a un conflicto, acercarse con un experto nos ayudará a encontrar salidas más sencillas al conflicto.
En ocasiones acercarse a las y los expertos nos ayudará a encontrar salidas más sencillas al conflicto.

Debes tener muy presente que cada individuo y por lo tanto cada pareja tiene intereses y necesidades muy diferentes, por ello, ante cualquier conflicto que supere sus capacidades de diálogo te recomendamos acudir con las y los expertos, ellos te ayudarán a encontrar alternativas y soluciones a tus problemas.