El destete respetuoso: el fin de la lactancia materna sin complicaciones

Mamá jugando son su bebé.
  1. ¿Qué es el destete?
  2. ¿Cuál es el mejor momento para destetar a tu bebé?
  3. Los tipos de destete
  4. Consecuencias del destete en la mamá y en el bebé
  5. Claves y recomendaciones para destetar

¿Qué es el destete?

Madre lactando a su bebé. El destete debe ser un proceso consiente y respetuoso.
La lactancia es un proceso imprescindible para el desarrollo integral de tu bebé.

Se conoce como destete al proceso para ponerle fin a la lactancia, y concluye cuando tu bebé abandona definitivamente la leche materna. Los motivos pueden ser muy diversos, pero en todo momento debemos respetar la voluntad y decisión de la madre y del bebé.

Así como las razones pueden ser muchas, también existen distintos tipos de destete, por ejemplo el destete guiado por la madre o el guiado por el bebé, ambos responden a métodos y técnicas conscientes y respetuosas, pero en ocasiones se debe inducir a un destete forzoso por situaciones médicas o incluso por accidentes.

¿Cuál es el mejor momento para destetar a tu bebé?

El destete debe comenzar cuando la voluntad de la madre y del bebé lo decidan.
No existe una edad o etapa bien definida para comenzar un destete.

Tener información te ayudará a definir cuándo será el mejor momento para comenzar.

Existe mucha información falsa en torno a la lactancia. Se cree que con el tiempo la leche materna va perdiendo sus propiedades, pero esto es falso. Al contrario, la leche va modificando sus componentes para aportar los nutrientes necesarios para la etapa de vida de tu bebé.

La Organización Mundial de la Salud, así como la Academia Americana de Pediatría recomiendan la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses y acompañada con alimentación complementaria al menos hasta los 24 meses o más.

Bebé comiendo sola durante el proceso de la alimentación complementaria.
La alimentación complementaria marca un precedente para comenzar con el destete.

Tomando en cuenta lo anterior, podemos asumir que aproximadamente a los 2 años es el momento indicado para comenzar, pero recuerda que cada mamá y bebé son únicos y la lactancia además de cumplir una función alimenticia, también estrecha vínculos que son difíciles de romper.

Los tipos de destete

Bebé comiendo sola durante el proceso de la alimentación complementaria.
La alimentación complementaria marca un precedente para comenzar con el destete.

Destete guiado por el bebé: Corresponde directamente con la decisión de tu bebé. A partir de la alimentación complementaria las y los bebés necesitan menos leche materna y la consumen con menor frecuencia. En algunas ocasiones la abandonan de forma rápida y en otras de forma paulatina.

Este método parece ser muy sencillo, pero existen bebés que prolongan mucho la lactancia y eso puede presentar un conflicto con los deseos de mamá.

Destete guiado por mamá: Corresponde directamente con la decisión de la mamá. Los motivos pueden ser muchos: sociales, médicos, laborales, etc, pero se recomienda que siempre se realice de forma paulatina y no de tajo.

Un destete brusco puede traer problemas físicos y emocionales para ambos. Por ello es importante seguir las recomendaciones que te dejamos más abajo.

Bebé llorando en brazos de su madre.
El destete puede tener complicaciones si se realiza de forma brusca o improvisada.

Destete forzoso: Este corresponde a situaciones imprevistas y de emergencias, puede ser por alguna situación médica, un accidente o una separación prolongada. Sin importar los motivos se recomienda solicitar ayuda especializada para conocer y trabajar sobre las necesidades nutricionales y emocionales de tu bebé.

Huelga de leche: En ocasiones las y los bebés se resisten a continuar con la lactancia. Los motivos pueden ser muchos, pero no implica un destete definitivo. Para conocer la causa se requiere de mucha observación por parte de mamá y papá, y de ser necesario puedes consultar a tu pediatra o consultora de lactancia.

Consecuencias del destete en la mamá y en el bebé

Bebé llorando en brazos de su madre.
Es importante valorar las reacciones negativas con tu consultora de lactancia.

Las consecuencias más comunes por el destete son de carácter emocional y físico. En la mamá pueden presentarse malestares en los pechos, como dolor, entumecimiento o incluso mastitis. En el bebé los malestares pueden ser de carácter gástrico o nutricional.

El impacto emocional en ambos también es una de las consecuencias más comunes. Esto se da porque durante la lactancia se generan vínculos afectivos muy fuertes entre mamá y bebé y al momento de comenzar el destete ambos pueden pasar por un tipo de duelo.

Mamá y papá disfrutando de un momento con su bebé.
Tanto la lactancia como el destete requieren del apoyo de todas y todos los integrantes de la familia.

Muchas de estas consecuencias suceden cuando no se sigue un plan o no se aplican los métodos y tiempos adecuados. Recuerda siempre que en la actualidad existen muchas alternativas y recomendaciones que te ayudarán a llevar un proceso armonioso.

Claves y recomendaciones para destetar

Mamá y papá sosteniendo a su bebé como consuelo para comenzar el destete.
El destete requiere de apoyo, pero sobre todo de respeto a las decisiones de mamá y de bebé.

Seguiremos insistiendo en que el mejor momento para destetar será definido por las necesidades y deseos de mamá y bebé, por ello te compartimos las claves para valorar el inicio del destete:

  • Cuando tus metas personales y como mamá lo permitan y lo hayas decidido.
  • Un viaje puede interrumpir la lactancia, pero esta puede ser retomada más adelante.
  • Un tratamiento puede requerir un destete
  • Un nuevo embarazo no implica destete, pero puede ser motivado por el cambio de sabor y una baja producción de la leche o por la incomodidad de mamá.
  • Un destete forzoso es una decisión motivada por múltiples razones, se recomienda extraer la leche para evitar mastitis o que los pechos duelan.
  • El uso de medicamentos para destetar debe ser una decisión personal guiada por una o un médico.
Mamá jugando con su bebé. Se usa un peluche como distracción para retirar poco a poco la lactancia.
Existen muchas recomendaciones para que el proceso sea más armónico.

Si has decidido que tú guiarás el destete te recomendamos:

  • No ofrecer y no negar la lactancia a bebé
  • Disminuir el número de tomas paulatinamente
  • Distraerle con otras acciones
  • Aplazar y acortar las tomas
  • Ser constante y coherente

No olvides que entre mejor informada estés podrás tomar una decisión más acertada. Si tienes dudas acércate con los expertos para conocer más sobre el tema.